Revista de Estudios Histórico-Jurídicos, N° 27 (2005)

Tamaño de la letra:  Pequeña  Mediana  Grande
doi: 10.4151/ISSN.07176260-Num.27-Fulltext.431

Potestas ligandi et solvendi notas histórico-jurídicas en torno a los orígenes de la primacía del obispo de Roma

Luis Rojas Donat

Resumen


Basado de un artículo de Walter Ullmann sobre el tema, se replantea la cuestión situándola en el ámbito histórico y no dogmático. Se sostiene que la primacía papal se entiende mejor cuando se la observa como una tradición de la Iglesia, basada en la figura de Pedro, al cual Cristo encomienda las "llaves" de la salvación, y en Pablo, misionero incansable, que muere, al igual que Pedro, en Roma. Con ambos cuerpos, esta ciudad adquiere una dimensión apostólica preeminente, que es el primer fundamento de la primacía papal. Al cual se agrega la idea de la sucesión apostólica según la cual el obispo de Roma es el heredero de Pedro. Esta tradición se inicia a fines del siglo I, pero fue el Papa León I quien, en el siglo V, terminó por elaborar el fundamento de la potestas apostolica basado en el principio jurídico romano de la sucesión por causa de muerte. Como heredero, el Papa ocupa el lugar de Pedro, en cuanto a función,posición y cargo. La potestad de atar y desatar recibida por el apóstol y heredada al Papa, consiste esencialmente en un poder jurisdiccional, que tiene un efecto inmediato en el Cielo. Finalmente, el enorme significado histórico de la ciudad de Roma, completa el cuadro aquí presentado.


Texto completo: PDF

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.